Deficiencia de la Hormona del Crecimiento en Adultos

Casi todo el mundo comprende que los niños necesitan hormona del crecimiento para crecer. Disponible para niños como medicamento y es una terapia necesaria para aquellos niños con déficit de esta hormona, con el fin de lograr su estatura potencial hereditaria. Los problemas asociados a la deficiencia de hormona del crecimiento en adultos han sido descubiertos y valorados recientemente.

¿Cuál es el origen de la hormona del crecimiento?

La hormona del crecimiento es una sustancia química producida por la glándula hipófisis, una pequeña glándula del tamaño de una moneda chica que se extiende desde la base del cerebro central, localizada justo detrás de los ojos. Diversas hormonas importantes son producidas por la hipófisis, la cantidad de hormona del crecimiento liberada por la hipófisis durante nuestra vida cambia, con mayores cantidades durante la niñez, especialmente durante los períodos de crecimiento puberal intensivo, y declina a medida que envejecemos.

La hormona del crecimiento es producida por la glándula hipófisis, la que a su vez deposita la hormona en el torrente sanguíneo. Esta hormona puede ser medida en la sangre mediante la toma de una muestra. La hormona normalmente abandona el torrente sanguíneo e ingresa a los tejidos para ejercer un determinado efecto. La hormona del crecimiento afecta muchos de los tejidos corporales, incluyendo hueso, grasa y músculo, por nombrar algunos. Necesitamos la hormona del crecimiento durante toda nuestra vida para mantener estos tejidos en un equilibrio adecuado.

¿Cómo actúa la hormona del crecimiento?

La hormona del crecimiento mantiene a los músculos, huesos y tejidos grasos en un estado de equilibrio saludable. La deficiencia de hormona del crecimiento en niños es fácil de reconocer. Los niños con niveles bajos de hormona del crecimiento crecen poco y se mantienen bajos. En adultos, la deficiencia de hormona de crecimiento no es fácil de identificar, ya que los adultos han alcanzado su estatura adulta y han fusionado sus huesos, lo que impide un crecimiento adicional La deficiencia de hormona de crecimiento en los adultos puede ser apreciada investigando la composición corporal. Dado que la hormona del crecimiento mantiene una cantidad adecuada de grasa, musculo y hueso, estas importantes partes de nuestro cuerpo no son cuidadas en forma adecuada y cambian en una dirección patológica. Con esta deficiencia, la grasa se deposita con mayor facilidad, especialmente alrededor de la parte media del abdomen, lo que los médicos denominan grasa visceral o abdominal. Dado que la hormona del crecimiento afecta a los músculos, también cambian, lo que significa menos músculos y menos capacidad para realizar ejercicio. También los huesos participan en la deficiencia al volverse más débiles (pero no más cortos). A esto le llamamos osteoporosis debilitante. Esto combinación de masa de grasa, menos músculos y menos estructura ósea representan los cambios de composición corporal como resultado de la deficiencia de hormona del crecimiento en adultos.

Los adultos experimentan un problema adicional con la deficiencia de hormona del crecimiento.  Dado que la hormona del crecimiento controla el metabolismo de las grasas, los adultos con deficiencia de la hormona tendrán un cambio en el contenido de grasa sanguínea denominada colesterol. Estos cambios derivan en un mayor nivel de colesterol total en la sangre, lo que es indeseable. El colesterol bueno (también denominado colesterol HDL) cambia hacia un nivel menos como resultado de la deficiencia de la hormona, que es lo contrario a lo que deseamos para estar sanos.

¿Cuáles son los síntomas de la deficiencia de hormona del crecimiento en adultos?

Los adultos que desarrollas una deficiencia en la hormona del crecimiento a menudo no lo experimentan por sí mismos. La mayoría observa una disminución en su nivel de energía y resistencia al ejercicio. Algunos tal vez eviten el contacto social reunirse o conversar con sus amigos. Otros tendrán un menor interés en la actividad sexual. Otras personas con deficiencia de hormona de crecimiento consideran que se encuentran normales, pero no recuerdan la forma en que se sentían antes de desarrollar la deficiencia. Estas personas podrían experimentar una mejoría notoria después de iniciar la terapia con hormona del crecimiento.

Causas de la deficiencia de hormona del crecimiento en adultos

La mayoría de los niños que desarrollan deficiencia de hormona del crecimiento lo hacen porque el hipotálamo, por razones desconocidas, falla en su función y no estimula a la glándula hipófisis para liberar hormona del crecimiento. No existe una causa evidente de daño hipofisario en la mayoría de los niños con deficiencia de hormona del crecimiento. Sin embargo, los adultos que desarrollan esta deficiencia normalmente lo hacen debido a algún tipo de daño a la glándula hipófisis. Este daño se  traduce en la incapacidad para gormar hormona del crecimiento en cantidades suficientes. La causa más común de daño hipofisario en adultos es un tumor en la hipófisis. Ya sea el tumor mismo o bien la cirugía para extraer el tumor o la terapia con radiación del tumor, puede traducirse en un daño a la hipófisis y la incapacidad para producir hormona del crecimiento. Menos común es que la subproduccion hipofisiaria de hormona de crecimiento se deba a una lesión encefálica o irradiación de la cabeza por tratamiento de un tumor cerebral. Algunos adultos podrían tener también una actividad hipotalámica deprimida debido a una deficiencia de hormona del crecimiento, pero esto es poco habitual.

Métodos Usados para demostrar deficiencia de hormona del crecimiento

Dado que esta hormona en la sangre a menudo puede estar baja en individuos normales, un bajo nivel en la sangre no demuestra la deficiencia. El médico escogerá una prueba de estimulación que causa la liberación de hormona del crecimiento por la glándula hipófisis hacia el torrente sanguíneo. Al medir la sangre a intervalos después de aplicar la estimulación, se pueden obtener las respuestas al estimulo. En individuos normales existe un aumento en la hormona de crecimiento en la sangre después de un estimulo. En individuos con deficiencia no existe un incremento o el aumento es insuficiente, lo cual demuestra que tiene una deficiencia en la hormona. Algunos de los estimulantes de la hormona del crecimiento (pruebas de estimulación de hormona del crecimiento) incluyen arginina, L-dopa, clonidina o insulina. El médico elegirá alguna de estas substancias que mejor se ajusten a su situación.

¿Cómo se administra la hormona del crecimiento?

La hormona del crecimiento se administra mediante una inyección. Se aplica en forma diaria debajo de la piel en los tejidos grasos. La mayoría de los individuos la reciben en la zona grasa del abdomen inferior. Las agujas y jeringas son las mismas utilizadas por pacientes diabéticos, las que dispensadas por el farmacéutico con una receta para jeringas de insulina y agujas adicionales. Además necesita un depósito para eliminar estas agujas y jeringas. No deben ser votadas en el basurero habitual. Necesita un basurero especial para su eliminación. Las dosis de hormona del crecimiento será calculada por el médico. La dosis puede cambiar, dependiendo de su respuesta y las pruebas de sangre empleadas para monitorear la terapia.

¿Qué síntomas indican demasiada cantidad de hormona del crecimiento en la terapia?

Si está recibiendo demasiada hormona del crecimiento, tal vez experimente síntomas como inflamación de los tobillos, dolor en las articulaciones o bien dolor en las manos. También es posible que la presión arterial se eleve sobre el nivel normal. Se aparecen estos síntomas, debe avisar al médico. La mayoría de los pacientes sienten más energía y una mayor sensación de bienestar inmediatamente después del inicio de la terapia. Puede esperar sentirse mejor dentro de 2 a 3 semanas, pero no sentir una mejoría completa durante 3 a 6 meses, ya que el médico incrementa levemente las dosis hasta el nivel justo para usted.

Resumen  - Necesitamos la hormona del crecimiento en nuestras vidas, no solamente como niños para propósitos de crecimiento. Necesitamos la hormona como adultos para mantener nuestro organismo en un equilibrio adecuado. Sin la hormona del crecimiento como adultos disminuye nuestra energía y la composición corporal cambia hacia mayor grasa, menos músculo y menos hueso. El reemplazo de esta hormona en adultos, en caso de deficiencia, devuelve el organismo a un equilibrio más normal y saludable. Esta terapia permanente y de por vida debería ayudarlo a recuperar una vida sana.

Suscribir

Suscribete a nuestro newsletter para recibir actualizaciones.